Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Interpretar la pandemia.

Contesto el teléfono, alguien quiere pagar su servicio de agua. Contesto el teléfono, alguien quiere reservar un hotel en Las Vegas. Contesto el teléfono, escucho el latido fuerte y claro de un bebé que está a punto de nacer. Contesto el teléfono, hay alguien a quien no le entiendo lo que dice ni en español porque acaba de tener un derrame cerebral. Contesto el teléfono, una doctora me dice que me prepare, que la llamada que conectaré será una llamada "difícil" de COVID19. Sé que voy a avisarle a alguien que uno de sus seres queridos: esposo, papá, mamá, hermano, hijo, está a punto de morir. Así han sido al menos cinco horas de mi día, de lunes a viernes, y a veces hasta en sábado o domingo. En un timing perfecto, el año pasado, después de renunciar a un lugar que me daba más dinero seguro que felicidad, encontré este empleo de interpretación que me ha regalado el año más emocional - laboral de mi vida. Ya lo había hecho antes, hace unos 4 años, con otra empresa, pero no dura

Translate!

Entradas más recientes

De flores, líneas y otras cosas imaginarias.

De terapias y divanes.

Fleabag.

De la poesía de Elvira y Andrea.

Así sí, pero qué sigue.

Checklist.

Mi experiencia con el Método Konmari.

Viajo sola, y está bien.

Sobre este año que termina, por fin.

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

Fologüers.