Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Se murió mi papá.

Imagino que ustedes leen el título y quizá pensarán en darme el pésame. No es necesario. Nunca había vivido una muerte tan cercana de manera tan lejana.
Suyos tengo los genes, el apellido, los ojos, poquísimos recuerdos y ahora su acta de defunción. Mi padre murió el 25 de octubre del 2015, pero yo, y creo que todos sus conocidos, lo supimos hace apenas unas semanas. 
En la frialdad actual que brindan hoy en día las redes sociales y la tecnología, mis tíos, sus hermanos, se enteraron por medio de un inbox de Facebook y me lo hicieron saber a mí por el mismo medio, con un mensaje que portaba la misma temperatura: cero absoluto. No los culpo, los lazos se construyen, no vienen incluidos en el ADN, y mi padre no pudo o no supo cómo hacerlo, ni con ellos ni conmigo. El único vínculo del lado paterno que ambos construimos por decisión propia vino a mi casa a darme la noticia en persona y a decirme que podría contar con él siempre. Lo sé y él también lo sabe. Somos familia por elección y no h…

Translate!

Entradas más recientes

Viajar Sola y Perderlo Todo - Última Parte

Viajar sola y perderlo todo (Parte X)

Viajar sola y perderlo todo (Parte IX)

Sobre Ana y Bruno.

Viajar Sola y Perderlo Todo (Parte VIII)

El Amor como Agente de Cambio.

Viajar sola y perderlo todo (Parte VII)

Viajar sola y perderlo todo (Parte VI)

Viajar sola y perderlo todo (Parte V)

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

Fologüers.