Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Fleabag.

Phoebe Waller-Bridge ha entrado directamente a mi lista de ídolos de esta temporada gracias a la recomendación de alguien que me sabe mucho y me conoce bien. Me imagino que también con mucho conocimiento de causa sobre los temas que aborda, Waller-Bridge tuvo a bien crear, escribir e interpretar la historia de Fleabag, un personaje con mucho material para públicos diversos que pueden ir desde los terapeutas hasta los casados, solteros, pasando por los padres, hijos, amigos y amantes. 
Lo que surgió primero como un sketch, terminó siendo una serie de dos temporadas. Fueron dos también los días que me tardé en devorar los doce episodios que las conforman. Para beneplácito de mi cada vez mayor déficit de atención, casi todos duran menos de treinta minutos.
El delineado de cada uno de los personajes es perfecto porque todos están rodeados de un guión poderosísimo no sólo en ingenio sino en honestidad, algo que últimamente nos anda haciendo mucha falta porque la competencia parece haber pasa…

Translate!

Entradas más recientes

De la poesía de Elvira y Andrea.

Así sí, pero qué sigue.

Checklist.

Mi experiencia con el Método Konmari.

Viajo sola, y está bien.

Sobre este año que termina, por fin.

Sobre el juicio, la posverdad y Frank Underwood.

Se murió mi papá.

Viajar Sola y Perderlo Todo - Última Parte

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

Fologüers.