Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El Placebo de la Vacunación.

La página de registro para recibir la vacuna contra el COVID19 en México se habilitó el 2 de febrero. Como era de esperarse, colapsó a los pocos minutos. Era de esperarse, primero porque la gente lleva casi un año viviendo entre el encierro, la muerte y la enfermedad, y segundo, porque así "funciona" casi todo en este país: por encimita y a medias. El día que lanzaron la página fue prácticamente imposible siquiera abrirla. Mensajes de error una y otra vez. Ayer, después de que mi querida Julieta anunciara en Twitter que la página estaba funcionando bien, pude por fin registrar a mi madre y a dos de mis tíos. En cuanto descargué el comprobante de mi mamá me dieron ganas de llorar; no por otra cosa sino porque en esos momentos cortos pero concisos uno entiende por lo que hemos estado y estaremos pasando todavía por varios meses. Hacer clic y descargar un comprobante de algo que ni hemos visto es un cierto placebo. Como si con hacer ese trámite en despoblado uno sintiera que est

Translate!

Entradas más recientes

Interpretar la pandemia.

De flores, líneas y otras cosas imaginarias.

De terapias y divanes.

Fleabag.

De la poesía de Elvira y Andrea.

Así sí, pero qué sigue.

Checklist.

Mi experiencia con el Método Konmari.

Viajo sola, y está bien.

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

Fologüers.