Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

No existen los príncipes azules.

Para mi hermana, que nunca encontró al suyo.

Más de una vez nos han preguntado si somos hermanas nomás de vernos; más de una vez nos la han creído. Nos avalan los momentos de risas, de llanto, de risas con llanto, las historias, las complicidades, la lealtad, los viajes, los secretos, las distancias, y un montón de cosas más. Dalia Barreda es mi hermana aunque haya nacido un mes después que yo. 
Hace algunas semanas, ella y Jorge, mi cuñado, me pidieron escribir su historia para unos recuerdos que regalarán mañana en su boda. La escribí berreando de emoción porque aunque a él lo conozco poco, a ella le sé demasiado. Mi hermana no es una mujer común y corriente ni cae en el cliché de "soy diferente", mi hermana es la que es y su historia con Jorge, incluso su boda con él, no son más que el reflejo de ello. 
Mi hermana jamás soñó con un príncipe. Jamás tuvimos pláticas en las que nos viéramos vestidas de blanco caminando hacia el altar; jamás deseamos al hombre perfecto porque…

Translate!

Entradas más recientes

Las enseñanzas del #19S.

Entre más lejos, menos nos toca.

De la Adopción y Otros Actos de Amor.

De un Vouyerismo Ñoño.

De Colaboración y Otras Formas de Salvar al Mundo...

De quererse a uno mismo y otros menesteres no menos importantes.

Del amor "de a deveras" y otros abismos posteriores.

De mi nuevo lugar favorito.

Del 13 de noviembre del 2011.

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

¿Quién y de dónde?

Fologüers.