Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Viajar Sola y Perderlo Todo (Parte VIII)

Comenzarán a notar que los relatos de este viaje se hacen cada vez más cortos. No es casualidad. Como lo dije en alguna entrada anterior, a partir de Italia el cansancio se manifestó en grandes dimensiones, lo que hoy hace que tenga que sentarme a intentar recordar los detalles de mis recorridos con mucha más paciencia. Tampoco es casualidad, pero esa... es otra historia. Llegué a Bolonia a eso del medio día pero no recuerdo mi trayecto desde Verona. Sé que fue en tren, pero no recuerdo ni mi llegada a la estación de Verona ni cómo era el bendito aparato que me llevó a la pequeña ciudad con la mejor pasta que comí en estos andares. 
Mi primer recuerdo se remonta a verme salir de la estación de trenes de Bolonia para buscar el autobús que mi host del AirBnB me había señalado. Era el autobús 2 y se tardó varios minutos en llegar. El calor era, una vez más, digno de los infiernos. Cuando por fin apareció, intenté abordarlo para encontrarme con la novedad de que el boleto se compraba en la…

Translate!

Entradas más recientes

El Amor como Agente de Cambio.

Viajar sola y perderlo todo (Parte VII)

Viajar sola y perderlo todo (Parte VI)

Viajar sola y perderlo todo (Parte V)

Viajar sola y perderlo todo (Parte IV)

Viajar sola y perderlo todo (Parte III)

Viajar sola y perderlo todo… (Parte II)

Viajar sola y perderlo todo (Parte I)

Perfectos Desconocidos.

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

Fologüers.