Translate!

Del 16.11.12

Estaba sentada en una mesa del Starbucks, recibiendo una de esas noticias que te hacen explotar en un llanto de alivio, como si todo el miedo hubiera estado contenido en los lagrimales cuando, sin importarle que hablaba por celular, me hizo señas preguntando si podía sentarse. Dije sí sin prestar atención, estaba demasiado llena de alegría.

Esperó pacientemente a que colgara mi llamada y preguntó "¿Te puedo ayudar en algo?", sonreí porque en ese momento no necesitaba que me ayudaran en nada y así se lo dije. 

-"Gracias, pero estoy llorando de alegría" y me limpié las lágrimas que me seguían escurriendo necias. 
- "Soy Juán" y extendió la mano que tomé para decirle "mucho gusto" sin que aún me quedara claro que estaba pasando.
- "Estaba esperando a alguien y me dejaron plantado ¿A qué te dedicas?"
- "Soy traductora"
- "¡Qué padre! Yo estudio teatro"
-  "Ja... también le hago al teatro a ratos, di clases"
- "¿En serio? Wow... ¿Tú crees que las cosas pasan por casualidad? ¿Crees en el destino?"

Me quedo pensando porque para ese instante ya no estoy muy segura en qué creo

- "Sí" -digo un tanto titubeante-
- "Bueno, me despido, sólo quería ver si necesitabas algo; a veces uno puede desahogarse mejor con un extraño porque sabe que no lo volverá a ver"
- "Gracias. Oye... ya no salgas con quien te dejó plantado"
- "Sí, sí voy a volver a salir con esa persona. A veces hay que volver a creer en las personas; a veces te pueden sorprender"

Sonrío con la sonrisa prácticamente congelada en shock.

#TheGonsenShow

Comentarios

Entradas populares

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

¿Quién y de dónde?

Fologüers.