Translate!

De cambios y pérdidas que en el fondo son ganancias...

Mi persona favorita en el mundo se llama Santa y es mi abuela; mi "Viejecita de la senectud", como le digo cariñosamente desde hace ya un tiempo y ella festeja, incluso hoy, con una sonrisa. 

Las decisiones maternales nos llevaron a vivir con mis abuelos desde que recuerdo; eso y la empatía que nos une,  la coloca en un lugar privilegiado y único en la faz de mi mundo.

Mi carácter y el suyo son  tan parecidos que durante mi adolescencia tuvimos que librar fuertes batallas y luchas de poder para lograr salir airosas y aceptarnos como somos; para querernos aún más.

Nadie me ha contado mejores historias que ella y ha sido para mí un ejemplo de vida. Siempre con el consejo, el oído y el sentido del humor que le ha dado a los días más grises matices de color. Su historia de vida es digna de escribir un libro y ella misma comenzó a escribir sus memorias cuando murió mi abuelo. Comenzó en aquel entonces lo que terminaría en 3 cuadernos en donde además de hacer memoria de sus años juntos, le contaba que pasaba con cada uno de los miembros de la familia desde que él dejó de estar.

Mi abuela es de esas mujeres que sólo tienen fecha de nacimiento porque es tal la huella que deja en las vidas que toca, que la fecha en que físicamente se vaya será irrelevante. Ha jugado casi todos los roles posibles para una vida : ha sido hija, hermana, madre, esposa, abuela, amiga, bisabuela, tía, sobrina, jefa, empleada... ha sido.

Siempre elegante, siempre preocupada por su imagen y por ayudar; siempre preocupada por todos. Al día de hoy no sé ni cuanta gente está en sus oraciones.

No recuerdo ni tengo hasta hoy miedo más grande que el de dejar de contar con su presencia. Mi espíritu viajero jamás se fue a otros lugares más preocupado que por ella. Procuraba despedirme como si no fuera a volver a verla. Cuando en 2004 me fui un año entero lejos, le llamé diariamente y nos escribimos cartas que atesoro  como una de mis más grandes pertenencias. El día que volví no hubo emoción más grande que volver a verla.

"Eres auténtica" me dijo una vez y lo grabó en mi mente con esa perfecta escritura que sólo puede tener alguien que te quiere de verdad.

El pasado 24 de Marzo entré a su cuarto a despedirme porque me iba a una boda a Acapulco. Como siempre, me dio su bendición, nos abrazamos y le dije que la quería mucho. "Cuando regreses cuelga tus vestidos en ganchos diferentes", sus últimas palabras claras en un antes que nos coloca en una definitiva línea divisoria. 

En la madrugada del 26 de Marzo mi abuela sufrió un infarto cerebral hemorrágico. 

En situaciones como estas uno comprende que las cosas a las que más temes a veces sí suceden, sin embargo la vida nos dota de una fortaleza extra que uno sólo conoce cuando algo tan profundamente doloroso se presenta.

Hoy ha pasado un mes del cual pasamos 24 días en un hospital que nos hizo asimilar, valorar y comprender que por algún motivo quizá racionalmente inexplicable, la vida había decidido dejarla entre nosotros. Ha pasado un mes de emociones extremas. Hubo un punto en que la desesperación fue tal que llegamos a rezar para que pasara aquello por lo que yo, con todo y lo poco religiosa que soy, tantas veces había rezado que pasara en paz y sobre todo dentro de mucho tiempo. Pero una vez más, la abuela tendrá la última palabra y hasta ahora dice -todavía no-

Hoy está en casa y la vida me ha dado una oportunidad nueva y diferente de ESTAR con ella. Me ha regalado un tiempo extra para comprender y aceptar que nada físico es eterno. Estoy apenas asimilando que no volveré a llegar a casa para encontrarla sentada en el sillón haciendo sus crucigramas, que difícilmente entraré en las noches y la encontraré atacada de la risa viendo sus novelas con mi mamá y quizá extrañe por siempre gritar desde la puerta "Ya me voy abuela" y recibir siempre, sin excepción, un "Que Dios te bendiga" y sin embargo, no dejo de estar agradecida por poder mantener esos recuerdos nítidos en mi mente.

Quizá la vida no va a volver a ser la que era hace un mes, quizá sea esta la prueba más grande a la que me he enfrentado en 31 años, quizá llevaba años preparándome para este momento. No lo sé y para efectos de lo que sigue, eso es lo de menos. El concepto "día a día" queda más claro que nunca.

Ayer en un intento por hacerla hablar le preguntaron "¿A quién quieres más?" En esas pocas palabras que hoy entendemos y valoramos tanto, adivinen que nombre dijo...

Comentarios

  1. Vero, verrugita, master me:

    Se que no existen palabra que sean suficientes para quitar preocupaciones, o dolores como este. Pero te conosco, y veo en ti esa fuerza tan destacable e intensa que sirve para afrontar todo lo que la vida presenta.

    No te pido perdón por estos medio por no estar junto a ti, principalmente porque perdón por estos medios me parece siempre grocero. Pero sabes que estaré aquí, contigo, incluso si no estoy físicamente, apoyandote.

    Tu abuela, a quién nunca he tenido el honor de conocer, crió a la mujer más fuerte, graciosa, inteligente e increible que el mundo externo pudo presentarme.Tú.

    Quiero ser como tu Gonsen, porque eres un modelo a seguir. Y con estas palabras tambien pretendo honrar aunque sea un poco a tu abuela, y su gran trabajo, pory hacerte en gran parte quien eres.

    Te quiero Gonsen.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, mi muy querida Mini Me!

    No hay nada porque disculparse. De una u otra forma me has hecho saber que estás aquí y espero sepas cuanto te lo agradezco.

    Gracias por lo que me dices; en verdad es un honor =)

    ResponderEliminar
  3. Escribiste algo muy lindo acerca de tu abuelita, yo vivi 19 años a lado de la mia, ella me crio debido a que mi mamá trabajaba. se como te sientes porque yo pase excatamente por la misma etapa, solamente te puedo decir que pases el mayor tiempo posible hasta que dios decida tenerla a su lado. Mi abuelita cuando el se la llevó, solo esperaba que yo llegara de la universidad, me acuerdo como si hubiera pasado hace 5 minutos. Yo ya tengo 33 años y para mi ella sigue a mi lado, siempre hablamos en casa de mis papas de ella como si estuviera con nosotros. entiendo perfecto el ciclo de la vida humana, pero creeme que nada en la vida ni despues de la misma, hará que nuestro espiritu o energia, se olvide de alguien a quien queremos tanto. yo estuve soñando con ella varios años como si estuviera viva, pero ya despues de un tiempo lo deje de hacer y creeme que no tiene mucho de esto de dejar de soñar con ella. No me gusta ir a panteones ni nada de eso, simplemente ella vive en mi mente y asi seguira hasta despues de la muerte, ya que com te digo, somos energia y el cuerpo fisico que tenemos, es solo un envase de energia emociones y sentimientos.

    eres una mujer como pocas, inteligente, buena persona, linda, y que esoy seguro que tienes a muchas personas lindas tambien que te rodean. agradezco mucho tu amistad y doy gracias a dios por haberte conocido y yo tambien no soy tan catolico, pero el ser humano debe de creer en algo para tener esperanza de cumplir sueños y metas, asi como creer en algo para tener un margen de lo que es bueno o malo para uno, siempre ha sido asi en la historia de la humanidad, desde los dioses aztecas hasta buda, y jesucristo. El dia que el hombre empiece a creer en si mismo, quererno unos a los otros, renacer los valores, tener civilidad y trabajar en equipo para bienestar de uno y de la comunidad, asi como del medio ambiente. muchas de estas creencias religiosas terminarana por desaparecer, pero siempre habra algo o alguien en quien creer. solo te pido no alejarte ni renegar de dios o de quien tu creas, porque sera una ayuda fuerte el dia que tu abuelita se despida lo cual todos tocamos madera para que suceda en mucho tiempo mas.

    te quiero mucho Vero

    Juan Manuel López

    Pearson Education

    ResponderEliminar
  4. Mi Juanito tan querido,
    Qué bárbaro!! Es la 2a vez que me escribes algo y sólo compruebo cuan buena persona eres y agradezco que aunque mi paso por Pirzon haya sido corto, me haya permitido conocer a personas tan especiales como tú. Mil gracias por tu apoyo, por tu empatía de siempre y por siempre echarme tantas porras.
    Por supuesto que hay que creer en algo, usted no se me preocupe que estas cosas, aunque no parezca, hacen la fe más grande.
    Muchas gracias por todo!!
    Te quiero MUCHO!!!

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Vero:
    Este relato es profundamente conmovedor.
    Admiro mucho que seas capaz de escribir sobre esto.
    Te adoro.

    ResponderEliminar
  6. Sis,
    Gracias. Gracias también por estar
    Te adoro igual :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

¿Quién y de dónde?

Fologüers.