Translate!

De como aprendí a cargar mi tarjeta de Metrobus...


La siguiente historia comienza el lunes pasado cuando invalidé mi tarjeta de Metrobus por segunda vez en la vida. La primera vez que sucedió sólo le había cargado $5.00 y cuando el policía me dijo todo lo que había que hacer para recuperarla, opté por comprar otra y dejar perder mi "viaje".

El problema fue que esta vez le había cargado la nada despreciable cantidad de $35.00, lo cual representaba toda la morralla que traía conmigo y que se me hizo fácil depositar en la máquina pensando que me serviría para el resto de la semana.

Al terminar de meter la última moneda y tras la experiencia anterior en la que el policía me había señalado que mi tarjeta había sido bloqueada por sacarla antes de tiempo, observé cuidadosamente que se prendiera y apagara la luz verde antes de sacarla. Al intentar pasar por el torniquete ¡Sorpresa!, "Tarjeta inválida"

Así que me acerqué al policía de aquella estación al que le expliqué bastante amablemente lo que me había pasado. La conversación fue más o menos así:

- Disculpe poli, le cargué $35.00 a mi tarjeta y al intentar entrar el lector me indica que mi tarjeta no es válida...

- (Tronido de boca) Aaaaah, pero se creen muy expertos cargando sus tarjetas, ¿no?, ¡Siempre es lo mismo! No aprenden que tienen que esperar a que parpadee la luz verde...

- (Aún en shock por la "amable" respuesta) De verdad le aseguro que esperé el parpadeo de la luz verde antes de sacarla, y...

- Pues no creo, ¿eh?, de haber sido así su tarjeta funcionaría...

- (Resignada a no discutir) Bueno, ¿Me podría decir qué debo hacer?

- Ah, pues tiene que tomar el número de máquina en donde depositó e ir al Módulo de Atención más cercano...

- Ok, ¿Y mientras qué hago?; deposité todo el cambio que traía conmigo en la máquina...

- Ah, pues dele a otro pasajero $5.00...

- Es que ya no traigo nada de cambio...

- Híjole, pues no puedo hacer nada...

Trabada de coraje y tras haber cambiado un billete en un 7/11, me dirigí al dichoso Centro de Atención. Al llegar le expuse lo sucedido a una señorita quien tras entregarme un papel, me dio el veredicto:

"Vuelva el miércoles con esto a ver que respuesta le dan"

Así que hoy es miércoles y a eso de las 1130 am acudí nuevamente al Centrito de Atención. Esta vez la chica que me había atendido estaba como auxiliar y había otro encargado. Le entregué mi papel y al revisar en la computadora me dijo:

- ¿Qué no le dijeron que la respuesta se daba en dos días hábiles?

- Me dijeron que viniera el miércoles...

- Pues los dos días hábiles se cumplen a las 3 pm...

- Pero eso no me lo dijeron y no puedo estar dando vueltas...

- Pues ni modo, todavía no son los dos días. Puede regresar hoy o mañana o cuando quiera... No sé quien la haya atendido

- (Mirando a la chica que me había atendido el lunes) Fuiste tú

- Se le dijo que tenía que venir en dos días...

- Me dijiste que tenía que venir el miércoles, nunca especificaste que debía ser a la misma hora que sucedió todo...

- Sí, pues así es...

Finalmente y trás notar que no iban a ayudarme en nada, volveré mañana a recuperar mi dinero, pero esta burocracia barata y sin sentido me hizo pensar varias cosas.

1. ¿Qué pasa con la gente que no sólo pone su "morralla" en la máquina, sino todo lo que trae consigo o tiene destinado para su transportación y por algún motivo le sucede lo mismo que a mí?

2. ¿Por qué las personas que trabajan en transporte público creen que nos están haciendo un favor y olvidan que están otorgando un servicio PAGADO?

3. ¿Que no la labor de los policías y el personal de los Centros de Atención es auxiliar al usuario?

4. Si esta situación es recurrente (y por el comentario del policía lo es) por qué no han puesto máquinas distintas como las que hay en estaciones como Buenavista y Perisur en donde esto no pasa?

En fin... me enojan esta y muchas otras cosas de esta ciudad en donde todo es un trámite y en donde muchos de los servidores públicos viven y "trabajan" todos los días bajo la creencia de que lo hacen de manera altruista.

Quizá lo más triste sea cerrar esta entrada de blog citando a Cristina Pacheco...

"Aquí nos tocó vivir..."

Comentarios

  1. Hola, justo acabo de pasar una tarjeta que, esta misma mañana, funcionaba bien. Ahora me marca "inválida". Voy a Buenavista a enfrentar la misma burocracia que comentas. En fin, algo hay de reconfortante en saber que uno no está sola. Buena crónica. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es un auténtico viacrucis!!

    Lo cierto es que a mí me la hicieron tan cansada que en algún momento pensé en dejarlo por la paz y perder mi tarjeta junto con el dinero que le había cargado; pero después pensé en la cantidad de gente que seguramente hace eso y creo que la cantidad de dinero GRATIS que debe llevarse el Metrobus gracias a ese problema debe ser bastante considerable.

    Ni modo, es necesario pasar por el engorroso trámite para no tirar nuestro dinero a la basura.

    Suerte y saludos!

    ResponderEliminar
  3. Just put $12 in the machine (the old model though) walk 5 meters to find out mi tarjeta is now invalid. What can i do ? Nothing i lost $12 plus whatever credit i had on the card before that.

    ResponderEliminar
  4. Well... you´d have to take your card to Dr. Galvez station, they will keep it there for 5 days and then MAYBE you can get your credit back :/ it sucks.

    ResponderEliminar
  5. Hola

    Pues a mi se me bloqueó de una forma muy extraña, es la primera vez en 4 años, claro que viajo poco, pero viajo. Yo me subí al metrobús de la linea 4, en Moctezuma, para ir a bellas artes, pasé mi tarjeta 2 veces, porque íbamos 2 personas, la pasé, y pues el metrobús se arranca y en eso, pues que me agarro rápido del tubo porque pues me iba a caer, yo aun tenía la tarjeta en la mano, y accidentalmente pasé la tarjeta muy rápido sobre el aparato, pero fue muy rápido, el aparato la detectó e hizo el famoso ruido que hace cuando la quitas muy rápido, sonó varias veces, no le hice caso y me fui al centro, la quize recargar en un 7/11 para meterle más (aunque ya tenía $21) pero necesitaba $30 para ir directo al aeropuerto, ahí el chavo del 7/11 me dijo que no podía cargarla, que estaba bloqueada, chale, yo creo que ya perdí el dinero. se los paso. Saludos

    ResponderEliminar
  6. a mi me paso algo paresido yo introduje 50 pesos y la maquina no los contemplo y no se hizo la recarga lo cual le comente al policia de la estacion doctor vertiz y ella me
    comento todos lo que yo tenia que hacer
    lastima que tengamos un pais tan
    maravilloso pero todo sea tan complicado y
    hay que irnos acostumbrando a lleva nuestro
    documentos personales por que el papel que
    te aga falta no te hacen el tramite que necesitas

    ResponderEliminar
  7. ME acaba de pasar algo parecido en la nueva estación de la línea 6, específicamente en Politécnico. Al tratar de recargar mi tarjeta, la mugre máquina no cargó el saldo y salió un papelucho donde decía el lugar al que había que reclamar; pues bien, a las 6:00AM (porque antes NO puedo, por cuestiones de trabajo) estuve formado ahí. No me regresaron el dinero, pero me volvieron a cargar la tarjeta. Es una lata, y al parecer la lección que he aprendido es que hay que tener por lo menos, 2 mugres tarjetas, por si las "flies". Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No pudiste describirlo mejor, es una auténtica lata. Definitivamente al servicio al cliente del Metrobus le falta un largo camino por recorrer. Gracias por compartir tu experiencia.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

¿Quién y de dónde?

Fologüers.