Translate!

Las enseñanzas del #19S.

Mucho he leído sobre lo que aprendimos durante y después del pasado martes 19 de septiembre, pero no me había decidido a escribir esta entrada. Ahora voy a intentarlo y va para todos aquellos que perdieron algo, desde la preciosa vida de alguien querido, hasta el miedo a tomar decisiones.

Los tiempos para subir a un departamento en peligro de colapso y recolectar todas las pertenencias posibles van desde los 5 hasta los 15 minutos, reloj en mano. Desde que escuché esto por primera vez no pude evitar preguntarme qué tomaría de mi casa en ese reducido tiempo. "Documentos", dicen muchos, y yo pienso que hoy en día los papeles son recuperables, además de que días después del sismo me encargué de subir a Dropbox las imágenes escaneadas de los más importantes.

Así que no, creo que no me enfocaría en eso. Obviamente que lo primero que tendría que salir conmigo son mis tres mascotas. Una vez con ellas fuera, todo lo demás sería ganancia. Sin embargo, la decisión de qué tomar de lo que verás por última vez como tu casa no es algo fácil. Habría que tomar en cuenta que es con esos objetos con lo que vas a iniciar de cero, ¿y de qué agarrarte? desde mi punto de vista, de las cosas que son irremplazables. No voy a compartirles mi pequeña lista, pero me parece que este aprendizaje es crucial, que es importante saber con qué cosas te gustaría salir de tu casa para empezar de nuevo. Qué es realmente lo básico.

El sismo, con la muerte inesperada como estandarte, nos enseñó un poco a vivir mucho más en el hoy y mucho menos en los planes a largo plazo; nos dimos cuenta de que en realidad es poco lo que poseemos pero que con eso poco podemos reconstruirnos, y que siendo así, en realidad lo poco resulta ser bastante. Nos mostró que es justo y necesario hacer locuras, tomar decisiones atrabancadas, gastar nuestro dinero, invertir más en momentos que en objetos; nos recordó que es de suma importancia abrazar a los nuestros todos y cada uno de los días, decir "te amo", mirar al vecino, reconocer los edificios por los que pasamos a diario, recordar que en cada uno hay gente, historias, vida.

El sismo nos puso cerquita de la muerte para intentar acercarnos de nuevo a la vida. El sismo, incluso a los que lo perdieron todo (y a los que no) nos permite volver a sentirnos agradecidos, porque haberlo perdido todo y seguir aquí, debe tener algún motivo oculto. La "suerte", los "milagros", el "no te tocaba". Todos los anteriores son motivos para dar GRACIAS a diario.

Todavía el tema me tiene sensible y sé que a muchos de ustedes también, y deseo de corazón que pase el miedo pero que nunca pase de largo lo aprendido, lo visto, lo escuchado. Deseo recordar a diario que unos pocos segundos bastan para cambiar la vida de muchas personas al mismo tiempo, y que esa sea la misma fuerza que se vea reflejada en nuestras decisiones. 

Gasta, viaja, conoce, reconoce, besa, abraza, acaricia, déjate ir, llora, ríe a carcajadas, estrena lo que compras; no hay ocasiones especiales, di la verdad, observa, guarda silencio, grita, reconcíliate, suelta, prueba algo nuevo, deshazte de lo que ya no sirve, no te guardes nada, no esperes nada, empieza todos los días de cero; HOY, AQUÍ, AHORA.


Comentarios

Entradas populares

Chocolates!

Mi foto
Fanática de la utopía y cursi de clóset. Nómada. Creo en lo que no cree casi nadie y desconfío de aquello en lo que creen muchos. Mi alter ego se llama Violetta. Nunca me he enamorado a medias; me enamoro o no y cualquiera de las dos, se me nota. Algo Facebookera pero muy Twittera. Me gustan las historias ajenas y las frases sueltas. No corro, no grito y no empujo. Terca como mula y aferrada como capricornio. Cuando el mundo se me enreda, camino y si se me pone muy de cabeza, tomo una maleta y me voy a dar el rol. Tengo adicción por los mensajes de texto y/o las visitas inesperadas a deshoras de la noche; por NY, por San Cris, por los "chick flicks", por los libros de Angeles Mastretta y por los chocolates con mazapán de Sanborns. De vez en cuando practico el autoboicot. Escribir es el saco que me cobija y a veces ese saco le queda a alguien más.

Fologüers.